¿Cómo preparar una pared para pintar?

cocina
En esta guía te enseñamos a dejar lista tu pared antes de pintarla. Debe estar limpia y sin imperfecciones. Hacerlo te asegurará un mejor acabado y calidad cuando vayas a poner el color que quieras.

1. Quita la pintura suelta

Alisa la pared completamente. Asegúrate de quitar todo aquello que sobre de las paredes. La espátula es ideal para este trabajo.

Raspa todo lo que esté levantado. El muro debe quedar completamente liso para la nueva pintura.

Cinta adhesiva

Si aún hay partes levantadas, pega un pedazo de cinta en la parte que todavía parece suelta. Retírala con fuerza y si sale pintura antigua, debes raspar toda esa parte.

2. Aplica resina

Si tenías objetos colgados en la pared como cuadros o espejos, seguro hay huecos. Debes cubrirlos con masilla o resina.

La resina también te ayuda a cubrir las grietas que hayan. No las dejes a un lado. Cuidadosamente, aplica y cubre todas las partes de la pared que tengan imperfecciones. Usa una espátula para lograrlo.


Espesor y secado

La resina cubre hasta 3mm de espesor

Deja secar al menos dos horas para continuar con el trabajo.

3. Lija la superficie

Lija y empareja por completo la pared. La pintura quedará mejor adherida. Hazlo con bastante fuerza para que quede bien lisa.

Mayor precisión – Mejor terminación

4. Retira el polvo pegado

Es necesario que limpies la pared por los residuos que deja el lijar. Pasa una escoba y retira todo el polvo. También puedes usar un trapo húmedo.

Usa gafas y un tapabocas para tu seguridad.


5. Cubre los espacios entre el guardaescobas y la pared

Un sellador acrílico pintable es ideal para esta tarea. La idea es sellar los espacios que quedan entre la pared y el guardaescoba.

6. Pon cinta en los bordes

Recuerda que antes de empezar a pintar debes poner cinta de enmascarar en los enchufes, interruptores y guardaescobas.

Hazlo con mucho cuidado para que quede recto – Usa una espátula a la hora de cortar la cinta.

7. Aplica el imprimante

El imprimante no es la pintura final, pero ayuda a preparar mejor la pared, que quede un mejor acabado y que tome mejor el color.

Deja secar bien antes de pasar la pintura. Además, con esto te aseguras que la pared no absorba tanto y puedas ahorrarte algunas manos de pintura.

8. ¡Ya está lista para pintar!

¡A pintar! La pared ya está lisa, limpia y lista para empezar a pintarla. Dale el color que sueñas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up